Medidas de seguridad para arrancar tu avión RC

En un artículo anterior habíamos examinado algunas medidas de seguridad al momento de operar tu avión y de prepararlo para el vuelo. Aunque algunas de estas medidas parecen evidentes, no necesariamente son de sentido común para quienes se inician en el aeromodelismo.

Veamos a continuación algunas medidas de seguridad aplicables al momento de revisar el motor y arrancarlo en el campo de vuelo. La mayoría de estas advertencias tienen como propósito evitar lesiones causados por la hélice del avión.

Mantén alejadas tus manos de la hélice

Los motores más usuales de aeromodelismo pueden llegar a producir una potencia de hasta 1 caballo de fuerza, por lo que obviamente no quieres recibir esta fuerza en tus dedos a través de la propela de tu avión.

Lo primero es que para arrancar el motor no utilices tus dedos. Aunque la hélice pueden arrancarse con los dedos, estas pueden lastimarte seriamente, incluso cuando se trata de hélices pequeñas. Lo mejor es usar un starter eléctrico. Cuando arranques el motor, no puedes tener ninguna prenda que pueda enredarse en la hélice, como las mangas de la camisa, pulsera, relojes, cadenas, pañuelos o incluso las gafas colgando del cuello.

Hélices siempre nuevas

Una vez que el motor arrancó y la hélice está girando, debes evitar estar frente o al lado del avión; la única posición segura es estar detrás de él. ¿Por qué no puedes colocarte en cualquiera de los lados de la nave? Muy simple, si las palas de la propela tuvieran alguna grieta y se rompieran estas se desprenderían hacia los lados y recibirías ningún impacto. No solo tienes que evitar colocarte a los lados de la hélice cuando el motor arranca. También tienes que evitar que otras personas estén en esa posición.

Para evitar estos accidentes, lo adecuado es que cambies la hélice siempre que tu avión se haya estrellado y esta haya sido golpeado. Es posible que la propela tenga alguna grieta que sea difiícil de apreciar a simple vista. También es posible detectar estos problemas al ver girar las palas de la hélice. Para que esto sea más sencillo, es necesario pintarlas de algún color llamativo y fácil de apreciar visualmente, como blanco, el naranja, el rojo o el amarillo. El color de la hélice debe ser distinto al del cuerpo del avión.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.