Aviones Radio Control. Introducción.

El aeromodelismo es el arte de pilotar aviones por control remoto, pero no solo eso; consiste en construir, probar y volar pequeños modelos de aeronave, desde los más elaborados hasta simples maquetas. Para una mejor práctica de este deporte, los aficionados suelen agruparse en clubes para fomentar la actividad y disfrutarla en compañía.

Los aviones teledirigidos son pilotados por aficionados que han dedicado
muchas horas a su puesta a punto, se trata de aparatos que poseen alas y que
están impulsados con un motor, respondiendo a las órdenes que provienen de un
control remoto a través de ondas de radio.

Uno de los elementos principales a conseguir por los aficionados
para realizar esta práctica es una buena radio, porque es lo que emite las ondas
de radiofrecuencia determinada para controlar a distancia el avión; asimismo,
el receptor que va incorporado en el aeromodelo también es de vital importancia,
ya que recibe las ondas emitidas por la radio y permite los diferentes movimientos
del avión.

Para poder volar estos aviones sin ningún tipo de riesgo, suelen
existir clubes a las afueras de las localidades para evitar cualquier tipo de
accidente o usurpación del espacio aéreo. Estas instalaciones suelen contar
con varias pistas de aterrizaje y un hangar o cobertizo para que los pilotos
preparen sus aparatos y los arreglen en caso de avería. Dentro de estos clubes,
cada socio es responsable de su avión, así como del tipo de carburante que utilice
(gasolina, gasoil e incluso los hay de batería eléctrica). También será responsable
del buen funcionamiento de los turnos de vuelo, así como del mantenimiento de
los espacios comunes y de las herramientas compartidas.

Una variedad de los aviones de radiocontrol son los hidroaviones,
aparatos que además de volar son capaces de cargar y descargar agua imitando
a los de escala real. Sin embargo, hay que tener mucho cuidado al integrar un
motor en estos aviones, ya que, en general, su talón de Aquiles es el carburador.
Las técnicas de fabricación han evolucionado mucho, y por ello cada vez se mejora
más el sistema de carburación, dando lugar a piezas de muy alta calidad a precios
competitivos. Por otra parte, hay muchos aficionados fervientes admiradores
de los modelos antiguos, diseñados en los primeros tiempos en que apareció este
hobby; estos aparatos son conocidos como old timer y casi todos ellos han de
ser construidos desde los planos de avión pertinentes, ya que la mayoría de
piezas y engranajes han evolucionado mucho hasta nuestros días.

Dentro de esta evolución están por ejemplo los modelos de ala
baja, que, si bien son muy fáciles de manejar, no lo son tanto de montar, y
para emprender el vuelo necesitan de la ayuda de otro compañero. Para que esto
se solvente, han aparecido en los últimos tiempos una especie de soportes de
plástico que sirven tanto para el montaje y sujeción a la hora de hacer algún
reajuste del avión, como para poder almacenar los aviones en el taller uno encima
del otro, siempre dentro de las fundas recomendadas.

Más información

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.